lunes, 28 de abril de 2014

Y entregarme
sin salvedades
volcarme ya sin
remedio
a la constante imaginaria
de que tú y yo
haremos
extraordinariamente
más
de lo que puede ya
uno solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario