domingo, 20 de abril de 2014

Sin título IX

Cómo encontrar el punto
de equilibrio entre la vida
de todos y una soledad
que irradia y luego quema
y pide a gritos que la miren
Hay noches que quiero ser
mil bocas
desnudarnos tres cuatro
alegrarme de la muchedumbre
estar en medio del sudor y
el asfixie no parar de hablar
rozar cuerpos repartir halagos
como dulces a granel
Pero despierto por la mañana
y repelo las malas compañías
las ideas flojas el piso sucio
las miradas turbias las charlas
intelectuales las constantes
definiciones categorías
interpretaciones
que arroja la gente a diario
sobre el mundo
Y entonces huyo
me retraigo desvanezco la vista
y me imagino sola
absolutamente sola
en medio de la nada
tejiéndome
a salvo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bravo

Publicar un comentario