sábado, 5 de abril de 2014

Cerraste como la herida
que nunca pensé que cerraría;
a su exhausto tiempo,
casi como la flor que abre.
No puedo más que desearte
el más maravilloso de
los olvidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario