lunes, 3 de marzo de 2014

No les gustó a mis padres
cuando les dije
me gustan las chicas:
Que si no podía vivir acaso
sin traicionar las tristezas
de los antepasados
la sagrada tradición de tantos siglos
de dividir
el cuerpo a la mitad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario