jueves, 6 de marzo de 2014

La alegría es osada
un inquieto abrirse paso
para decir en voz alta.
La tristeza, por otra parte,
nos sienta a la mesa
con golpes de silencio
y todo lo que dice calla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario