viernes, 14 de febrero de 2014

También yo me equivoqué
al decirte cosas con sangre
sólo para echarte en cara la lejanía;
que no era tan triste, en realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario