martes, 25 de febrero de 2014

Sin título VI

Pudiera suceder
en un minuto inesperado
que esto finalmente
se aquietara
Como un barco que ancla
o la ola pequeña
que se despide del mar
para quedarse en la orilla
Que tuviera que devolver
estas palabras
que no son mías
que nunca lo han sido
Olvidamos a ratos
que todo es préstamo
Pudiera ser incierto
es verdad
Yo nunca guardé nada
Pero siento una nostalgia
dentro
como una puerta que
lentamente se cerrara
y yo afuera
exenta ya de ese universo
Lloro un poco
Hago un veloz recuento
de todas las semanas
que me entregué al oficio
sin haber sabido nada
Quizás llegue alguien
que tome de aquí carbón
para esculpir diamantes
Quizás para ese entonces
yo seré ya sólo un sonido
alto
acompañado en el vuelo
Es incierto como te decía
Pero nunca hay que mirar con la espalda
ni olvidar jamás
la caja de las cosas sueltas
Es el temblor de quien escribe
que de pronto se da cuenta
de que los poemas
también terminan.

1 comentario:

samsa dijo...

ojalá que no.


beso

Publicar un comentario