jueves, 13 de febrero de 2014

No conozco
el sonido de tus palabras
Ni tus gemidos de placer
o de dolor
Sin embargo
conozco a la perfección
el sonido de tu corazón
cuando se abre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario