jueves, 27 de febrero de 2014

He de practicar
la justa medida
de poderte nombrar
sin decir de
más.

3 comentarios:

samsa dijo...

El ejercicio de la contención es estimulante y agotador (siento).
Como un equilibrista en la cuerda floja, con botas de lluvia.


Me gustó el poema.
Me reconocí.

Beso.

Ana Jimena Sánchez dijo...

O como una lluvia cuerda con botas flojas. jaja. Puede ser, no?

Y sin embargo.

Abrazo, Estelle Krauss.

naranjonaranja dijo...

Chulada.

Publicar un comentario