domingo, 2 de febrero de 2014

Solía repetir tu nombre,
hacerlo sudar,
hasta que terminara
exhausto
entre los brazos
de alguna palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario