martes, 28 de enero de 2014

Una cambia de la noche
a la mañana, sí.
Nada hay de extraño en ello.
Dejar de querer de pronto,
y como por orden natural,
eso que alguna vez
con tanto ahínco quisimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario