jueves, 30 de enero de 2014

Pero no puedo ya volver
a las tiernas imágenes
que construí antes.
Soy otra. Fue en cuestión
de segundos. La misma,
pero otra. Y ya no sé repetir
tu nombre (por más que
me empeñe)
Dejé de sentirte.
Y, sabes, no me inunda más
que la alegría.
Traigo un vuelco nuevo
en el corazón,
un encantamiento, un dulce batir
que sólo responde
ante lo desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario