jueves, 30 de enero de 2014

Conocí la dicha de la soledad;
el amor propio,
y mirarme entre las piernas.
Supe de ahondar el universo
sin mover un sólo dedo.
Y pienso aún:
si no es para salir de mí,
nada de esto me sirve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario