sábado, 19 de octubre de 2013

Monday

Meteremos los pies en
agua caliente y comeremos
frutos secos. Yo pondré
mi oreja en tu pecho
para cerciorarme
de ese pulso antiguo
recuerdo y porvenir. Y cuando
nos miremos voy a llorar,
estoy segura. Y tú preguntarás
qué me pasa, y yo, típicamente,
diré nada. Pero sabrás que
detrás de esa reacción inmediata
lo que me pasa es
sentirme amada.

1 comentario:

Publicar un comentario