sábado, 26 de octubre de 2013

El corazón es también en un inicio
materia en bruto.  Y, como madera
de cedro, uno lo va puliendo, diseñando
con el tiempo, hasta obtener
la acústica deseada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario