martes, 15 de octubre de 2013

Abría la puerta de
la casa, bajaba
las escaleras, salía
del edificio y,
a diferencia de esa otra
época,
todo me soleaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario