lunes, 22 de octubre de 2012

Ya se habían vuelto mis brazos
como aeropuertos,
hasta que te fuiste
y entonces pensé que no,
que uno nunca debe
acostumbrarse a las despedidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario