martes, 2 de octubre de 2012

&

Yo sé que esa noche hubieras querido
que mis piernas se quedaran
en donde se quedó tu intención.
Pero lo cierto es que ellas nunca volvieron
de ese otro lugar
en donde yo, por voluntad propia,
me desvestí el corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario