lunes, 13 de febrero de 2012

Llegar a la casa y no escuchar tu voz
era como llegar a una casa olvidada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario