miércoles, 4 de mayo de 2011

Nunca es lo que parece

Nunca es lo que parece, cuando lo que era todo
los retratos perfectos, las fieles creencias, las noches por construirse
se reducen a migajas de nada
de días vacíos, de palabras rotas
Explicaciones infinitamente insignificantes
que dejan entrar al tiempo
como un extraño que se apodera de aquello que jurábamos jamás perder

Pero es entonces cuando lo que era nada
lo ausente en los ojos y en la mente
comienza a nacer de forma inimaginable
en la boca y en los pasos
nuevo y ansioso
abriéndose lugar en la promesa de ser para siempre
diciéndonos adentro, fuerte y claro,
que se ha convertido en todo

No hay comentarios:

Publicar un comentario