lunes, 28 de diciembre de 2009

Lo que queda por decir es siempre una nube, dos nubes, o largas horas de cielo perfectamente limpio, rectángulo purísimo clavado con alfileres en la pared de mi cuarto...

(Cortázar)

No hay comentarios:

Publicar un comentario