domingo, 9 de agosto de 2009

Cargo con tus días cada que puedo,
imaginado lo que haces y dices mientras mi vida transcurre opuesta.
Aspiro tus sueños perdidos y cuido tu insomnio insistente.
Miro al reloj de la pared cada que me visto con tu ropa,
no se detiene, no da respuestas.
En esta espera cualquier sonido es distractor,
cualquier motivo me involucra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario