jueves, 11 de junio de 2009

Ella ya no puede dormir de noche. Se despierta a horas improvisadas, con la boca seca y el cuerpo adolorido, sintiendo cómo le pesa la falta, preguntándose en dónde están tus sueños.

Tiene miedo de no poder recordar,

yo también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario