miércoles, 17 de junio de 2009

Circular

Nos encanta fluir en esta corriente que se dice tiempo, que se proclama nueva, que nos arrastra entre castillos y ruinas, que crea oportunidades y nos deja sin opción.
Nos gusta mirar al cielo que se abre. Cada edificio que construimos, repletos de ventanas, miradas por doquier, razones que nos empujan y nos encierran. Nuestros días que se escriben.
Las manecillas nos parecen el más patético invento, un intento de fraccionar lo que tú y yo tenemos para siempre.
Vamos nadando mientras aprendemos a reir, a burlarnos, a agonizar.
Encontramos tantas direcciones para descubrir, para inhalar. Nos separan, nos reinventan. Callamos la mente, capturamos sonidos.
Tu pelo se azota en el viento, soplándome todos los colores que quiero para mí.
Es como caminar en un cuento, entre elefantes amarillos y ratones que se esconden.Todo tan absurdo de explicar, tan fantástico, tan nuestro.
Pero nos da miedo pensar que estamos en la cima, que somos tan felices,
porque, de pronto, olvidamos cómo llegamos hasta aquí,
porque, de vez en cuando, nos gusta voltear,
alborotar los cajones de la memoria, desandar la corriente, revivir antiguas paredes, lamer la magia de otra época... echar de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario