miércoles, 20 de mayo de 2009

Lineal

Nada cambiaría, cuando siento que todo va lento y que nada me espera,
que todo es pasajero y que siempre mejora.
No cambiaría los minutos, cuando los traigo envueltos para ti,
cuando todo es con la breve intención de sumergirte en la vida,
de llevarte a algún lugar que nadie conoce.
No cambiaría la rabia de perderte cerca, para volverte a recuperar,
para descubrir que todo el ruido genera movimiento,
y el movimiento, certeza.
No cambiaría el tropiezo que nos agobia,
o la brisa que nos ahoga.
No cambiaría las noches por los días,
ni los sueños por descansos,
ni tu boca por la mía.
No cambiaría la sorpresa de mañana, cuando recuerdo que nada está escrito,
que no hay manera de arrepentirse.
No cambiaría los trazos en mi espalda,
la huella que quedará para siempre.
Te dejaría ir una y otra vez, hasta que así tenga que ser.
No cambiaría el ardor por adormecimiento,
ni el rojo por azul,
ni la lluvia por razones.
No cambiaría el sudor de mis dedos, ni la torpeza de tus pies,
transformaría los sonidos a nuestro favor,
Repetiría los días de sol,
mientras te pueda mirar, nada cambiaría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario