domingo, 26 de abril de 2009

Ruptura

Imposible distinguir el humo del cigarro entre tantos.
Todos tocándose, resbalándose en medio de falsos deseos, hablando de más.
Las ganas adormecidas de cambiar algo,
el aire que circula podredumbre, los sueños que se resignan.
Tiempo insignificante,
toda tu vida hablando de lo que no querías hacer.
La mirada de la gente en cualquier lugar menos en tus ojos,
tu idiotez moral, tu vacío ansioso.
El alcohol que desborda tu mente, que te disfraza de verde,
mata cualquier indicio de creatividad,
te acerca a un lugar donde sólo existes tú, para ti.
Nada nuevo, nada que reviente tus pupilas, nada de nada.
Desconexión de tu cuerpo, descomposición de lo cierto.
Vas a pedir más, ya lo verás, vas a aventarte suplicando por historias,
vas a probarlo todo,
nadarás en sudor, te comerás el concreto,
pero en donde todos se tocan y nadie siente, simplemente no hay más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario